SIDRA – SMART IDENTIFICATION AND DETECTION OF RADIOACTIVE ANOMALIES

SIDRA

La amenaza de un ataque terrorista mediante la utilización de material radiactivo es un riesgo latente en el mundo. Se teme que pueda producirse un atentado en el que se utilicen bombas sucias, es decir que se empleen dispositivos explosivos para diseminar por el aire elementos radiactivos potencialmente letales, y cuyos efectos serían devastadores. Reducir dicho riesgo implica un control eficiente de las mercancías que acceden a través de las fronteras.

Habitualmente el control de radioactividad de las mercancías se realiza por medio de portales detectores de radiación (RPM). Originalmente, los RPM fueron desarrollados para la inspección de personas y vehículos en las instalaciones de alta seguridad. Posteriormente, se instalaron en plantas de chatarra de metal para detectar posibles fuentes de radiación mezcladas entre la chatarra tratada y que podría contaminar la propia instalación. Al mismo tiempo, se desplegaron en un gran número de países europeos y asiáticos como parte de los esfuerzos para impedir el contrabando nuclear después de la desintegración de la Unión Soviética.

Tras los atentados del 11-S, Estados Unidos decidió reforzar el control de las mercancías que llegasen a su territorio por vía marítima, ante la posibilidad de que escondiesen ingenios nucleares u otro tipo de armas de destrucción masiva. Para ello impulsó el programa Container Security Initiative, consistente en la instalación de grandes escáneres en los principales puertos del mundo. Uno de los primeros países en implantar esos dispositivos fue España a través de un acuerdo bilateral con EE.UU. en el marco del proyecto Megaports.

Sin embargo, existía todavía un amplio margen de mejora de dichos sistemas, pues la baja estandarización tecnológica y las barreras técnicas generaban tiempos de detección elevados, así como alarmas no reales.

El principal objetivo del prototipo fue el de dotar de mayor inteligencia a los sistemas de detección de radiactividad existentes con la premisa de reducir el número de alarmas tanto inocentes, aquellas que son producidas por materiales con radioactividad natural y que previamente han sido declarados, como el de falsas, que son las que se producen por fallos del sistema detector. De forma que los operadores del centro de alarmas (CAS) del puerto pudiesen centrar mayores esfuerzos en las alarmas que realmente fuesen preocupantes.

Con la validación de este prototipo, el Puerto de Valencia trató de alcanzar el triple propósito de situarse a la vanguardia tecnológica nacional, incrementar la seguridad y mejorar la eficiencia de sus procedimientos operativos.

El Acceso Sur es el único punto de entrada y salida de vehículos de transporte de mercancías del Puerto de Valencia y cuenta con 10 portales que permiten realizar detecciones de emisiones gamma y de neutrones del total de mercancías, tanto de importación como de exportación. Es el punto de paso de unos 2400 camiones al día. De ellos, según los datos registrados por Megaports en 2013, cerca del 10% de esos vehículos produjo alarmas inocentes bien a la entrada o a la salida del enclave portuario. Se trata, por lo tanto, de un punto estratégico clave en el que es de suma importancia encontrar el óptimo equilibrio entre seguridad y eficiencia de las operaciones portuarias de forma que se optimice a su vez la cadena de transporte en su conjunto.

El sistema desarrollado en el marco del proyecto SIDRA, incluyendo los nuevos algoritmos de mejora de la espectrometría y la red neuronal, fue probado y validado con éxito, demostrando su capacidad para reducir el número de alarmas inocentes a procesar durante las pruebas piloto y de facilitación de decisiones por parte de los operadores del CAS.

Para la validación de los desarrollos del proyecto se instalaron un monitor de radiación gamma de tipo pórtico en el carril S-7 y un equipo informático con el software de SIDRA en el CAS para el tratamiento y procesamiento de los datos.

La prueba piloto del prototipo se inició con la calibración del sistema empleando una furgoneta con fuentes radiactivas reales. Posteriormente, se probó el sistema con el paso de un camión cargado con un contenedor, en el que se alternó la situación de las muestras con cierto nivel de radiactividad en diferentes puntos del mismo (centro de gravedad, mayor-menor distancia respecto al detector, etc.) para los diferentes ensayos realizados. Finalmente, el sistema procesó el paso de los camiones que operan a diario por dicho carril con el software desarrollado con objeto de comprobar la efectividad y utilidad de la solución propuesta.

Estos ensayos sirvieron para constatar que es posible lograr el equilibrio anteriormente mencionado, ya que el sistema sirve tanto para mejorar la eficacia de los controles radiológicos en las entradas y salidas de los vehículos al recinto portuario, como para incrementar la fluidez del tráfico en puertas, al disminuir en un 68% el número de alarmas inocentes que deberían de procesar los operadores.

Estos resultados han servido para que, una vez finalizado el proyecto, la Agencia de Aduanas Española haya decidido implementar la solución en el Puerto de Valencia. El sistema de apoyo a la toma de decisiones por parte de los operadores considera el espectro radioactivo y la distribución de la carga en el contenedor, y la compara con la información de la carga transportada. En una segunda fase, se espera que el sistema sea capaz de identificar incoherencias entre la información radiológica y la carga declarada, lo que facilitará la detección de contrabando.

CLIENTE / ENTIDAD FINANCIADORA:

Comisión Europea, Dirección General de Asuntos de Interior (Directorate General of Home Affairs)

FECHA: Diciembre 2012 - Diciembre 2014

LOCALIZACIÓN: Europa. Prueba piloto del prototipo realizada en el Puerto de Valencia (España).

CONTACTO: Rafael Company Peris
Director de Seguridad y Protección
rcompany@fundacion.valenciaport.com

Sede APV - Edificio III, Avda. del Muelle del Turia, s/n · 46024, Valencia (Spain) · Tel.: +34 96 393 94 00

© 2021 FUNDACIÓN VALENCIAPORT. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

info@fundacion.valenciaport.com

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más informaciónPersonalizar Cookies    Ver Política de cookies
Privacidad